Jesús Ángel, un enfermero barreño afincado en Francia para hacer realidad su sueño profesional

 

Jesús Ángel Piñer es un barreño de 38 años que lleva desde los 22 fuera de nuestra Villa. “Con 22 años decidí irme a buscarme la vida, ya que estudié enfermería y en aquellos momentos la situación para encontrar trabajo en este sector era complicada en España” asegura.

En todo este tiempo, este vecino ha recorrido varios puntos de Francia. “Encontré mi primer trabajo en 2003 en Dijon, luego a finales de 2003 me fui a París, donde estuve 5 años. Pensé en volver, pero aquí en Francia siempre he tenido la posibilidad de trabajar en todos los servicios de hospital que he querido. También he tenido algunas responsabilidades como jefe de enfermería y coordinador en Educación para la Salud. Este desarrollo profesional y crecimiento laboral en España no hubiera sido posible. Trabajar en Francia también me ha permitido viajar mucho a varios países”, asegura.

Piñer trabaja como enfermero a domicilio en las clínicas privadas que él mismo ha creado. “Tengo dos clínicas y también hago hipnoterapia, así que trabajo al 50% en cada una de mis clínicas y tengo la ayuda de un empleado que trabaja conmigo” indica.

“Me gustaría volver -continúa-, pero ya he formado aquí mi familia. Tengo a mi mujer Cindy que es francesa, también es enfermera de pediatría y trabaja en una guardería. Y soy padre de dos hijos en edad escolar, Emilio y Luis, y ya es complicado. Aparte sé que la calidad de vida y las oportunidades que les puedo dar a ellos aquí, en España sería muy difícil. Y volver es dar un paso atrás en mi carrera”, sostiene.

“Poco a poco la gente te acoge”

Jesús Ángel asegura que el pueblo en el que vive ahora es muy tranquilo, con muchas zonas agrícolas. “La vida es muy diferente de España. Aquí hay menos sol, llueve mucho. La vida de la gente se centra en la casa, se sale poco, se invita mucho a las casas a comer debido al mal tiempo. Sobre las 18.00 horas ya no hay nadie en la calle, excepto en las grandes ciudades. En zona de campo, como aquí, es muy tranquilo”, añade.

En cuanto a la adaptación al nuevo país, este barreño apunta que fue un poco difícil. “Pero poco a poco la gente te acoge. El carácter andaluz gusta mucho aquí, dicen que traemos el sol en nuestra manera de ser y nuestro sentido del humor es muy apreciado en este sitio. España está muy bien vista desde el punto de vista de vacaciones, sol y fiesta, casi todo el mundo me dice que se va de vacaciones allí y no entienden qué hago aquí con la calidad de vida que hay en Andalucía. Desde el punto de vista político España es un poco menos apreciada”, señala.

“Deseo para Los Barrios –continúa-  que la situación mejore y todo el mundo pueda encontrar un trabajo sin tener que irse al extranjero”, concluye.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.