Se presenta una campaña para prevenir consumos excesivos de alcohol entre los jóvenes

Esta semana se ha presentado en Sevilla la campaña ‘Que el alcohol y las drogas no te estropeen la fiesta, DI NO’ para prevenir el “consumo excesivo” que se produce durante las fiestas y en especial la última noche del año. Según ha informado, la campaña se puso en marcha el pasado 28 de diciembre a través de las redes sociales y está enfocada hacia los más jóvenes. El objetivo es “tratar de evitar las imprudencias que a veces se cometen tras el consumo de alcohol o algún tipo de drogas”, ha matizado.

Sánchez Rubio, junto con el director del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), Francisco Pizarro, ha señalado que la campaña pretende “insistir, en hacer ver a los más jóvenes que para divertirse no es necesario consumir ninguna sustancia que pueda provocar un daño, en muchos casos irreparable como ocurre con las drogas”. Igualmente, se ha referido a los excesos “porque sabemos que son días en los que el cóctel diversión, drogas y alcohol está más presente que nunca en este sector de la población”. “Por eso consideramos que todo mensaje y advertencia es poco”, ha puntualizado.

Han insistido en que esta campaña pretende “alertar de las graves consecuencias, incluida la muerte en algunos casos”. Sánchez Rubio ha reconocido que “todos los esfuerzos son pocos” como demuestran las cifras de accidentes de tráfico, las atenciones e ingresos hospitalarios provocados por consumo de determinadas sustancias, las peleas, “en fin, una larga retahíla de consecuencias muy graves que deben llevarnos a pensar que no merece la pena acabar así la diversión”. Por eso, ha reiterado que “no nos cansaremos de hacer hincapié y centrar nuestros esfuerzos en la prevención y la concienciación sobre las conductas y consumo de riesgo”.

La consejera ha aprovechado el inicio de esta campaña para dar a conocer los principales resultados del estudio ‘La población andaluza ante las drogas XIII’, que destaca un descenso en el consumo de alcohol, cannabis y de cocaína en los últimos cuatro años. No obstante, según las conclusiones del estudio, a pesar del descenso entre la población el cannabis sigue siendo la sustancia ilegal más consumida, seguida de la cocaína, el MDMA o éxtasis y los tranquilizantes sin prescripción médica.

Destaca también el descenso en el tabaco y el consumo de riesgo de alcohol (50 centilitros en los hombres y 30 en las mujeres). Asimismo, la única sustancia más consumida por las mujeres son los tranquilizantes.

Por sustancias, el consumo diario de tabaco desciende un 1,2% pero aumenta el porcentaje de personas consumidoras ocasionales del 5,4% al 7,3% en 2015 y el número de ex fumadoras, que pasa del 16,7% al 18,4.

Consumo de alcohol

En cuanto al alcohol, disminuye el consumo diario en 2015 respecto a 2011 y aumenta el consumo experimental, de carácter ocasional. El estudio diferencia además entre consumo de riesgo, intoxicaciones etílicas y atracones, referido el primero al consumo medio diario de 4 cervezas o más en hombres y 2 o más en las mujeres, que pasa del 4,6% en 2011 al 2,2% actual.

En Andalucía, la edad media de inicio de consumo de alcohol está en los 13,9 años, dentro de la media nacional.

Respecto a las intoxicaciones etílicas, disminuye del 10,2% en 2011 al casi 8% del año pasado, y los atracones, por su parte, referidos al consumo de 5 o más bebidas alcohólicas en menos de dos horas, descienden del 17,3% de 2011 al 13,7% en el periodo analizado. En los tres grupos de riesgo el mayor consumo se produce entre los jóvenes de 21 a 24 años.

Además, a los menores de 30 años se les ha preguntado si habían participado en un botellón en los últimos 6 meses y con qué frecuencia, con un descenso de 11 puntos (del 39% actual frente al 50% de 2011) entre los jóvenes de 12 a 29 años, en concreto entre 16 y 20 años (58,2%) y  21 a 24 años (49,6% del total). Por sexos, los chicos realizan más botellones (43%) que las chicas (34,7%).

Otras drogas

Según el estudio, la sustancia psicoactiva ilegal más consumida en 2015 es el cannabis, que desciende un punto porcentual respecto a 2011 pero se mantiene la tendencia ascendente del consumo ocasional en algún momento de la vida. Le siguen la cocaína, consumida por el 1,5% de la población analizada, y el MDMA o éxtasis, con el 1,3% de la población. El consumo se concentra entre los jóvenes de 21 a 24 años. El resto de sustancias presenta un consumo por debajo del 1%, porcentaje similar al registrado en el estudio de 2011. Entre estas sobresalen nuevas sustancias denominadas ‘legal highs’ (drogas sintéticas), que imitan los efectos de las drogas ilícitas “pero que se comercializan como alternativas legales a drogas que sí están bajo control legal”, ha destacado la consejera.

Realización del estudio

La Junta de Andalucía inició en 1987 con carácter periódico este tipo de estudio, para conocer la evolución del consumo de sustancias psicoactivas y su prevalencia entre la población andaluza, los principales perfiles de las personas consumidoras y los patrones de consumo, además de la percepción que tiene la sociedad sobre las mismas y el riesgo asociado a su consumo.

Para la elaboración del estudio se han realizado durante el mes de noviembre de 2015 un total de 3.600 entrevistas a andaluces y andaluzas de entre 12 y 64 años, 400 encuestas más que en 2011 para minimizar el margen de error. Los encuestados han sido entrevistados sobre consumo de drogas en alguna ocasión, en el último año, en los últimos 6 meses y en el último mes, datos que se han comparado con los del informe de 2011 para ver al evolución en el consumo de estas sustancias. Tabaco, alcohol y otras drogas como cannabis, cocaína, heroína, legal highs (drogas sintéticas), tranquilizantes e hipnosedantes sin prescripción médica, han sido objeto de las encuestas. El estudio se puede consultar en la web de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales (http://www.juntadeandalucia.es/servicios/publicaciones/detalle/78146.html).

En Andalucía hay 38.174 personas recibiendo tratamiento en los centros de tratamiento ambulatorio y cerca de un millar de profesionales prestando servicios de atención a personas con dependencia a drogas y adicciones. Son servicios que se caracterizan por una atención individualizada y profesionalizada, con cobertura universal y de acceso directo y gratuito, y que siempre se hace bajo los principios de igualdad, confidencialidad y participación de la persona que demanda estos servicios.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.