Tamara García: “Emigré a Suiza por auténtica necesidad, no por probar una experiencia”

 

Esta semana, en la sección ‘Barreños por el mundo’, conocemos en primera persona la experiencia de Tamara García Ruiz, de 27 años y de Noel Pérez Herrera. Esta pareja, que tiene una niña en común, se vio obligada a salir de Los Barrios y a buscar suerte en el extranjero. Su historia es muy dura y demuestra una gran capacidad de superación y de ganas de salir adelante sean cuales sean las dificultades en el camino.

Este es el testimonio de Tamara García:

Tamara y NoelMe llamo Tamara García Ruiz, tengo 27 años y nací en Los Barrios el 9 de octubre de 1988. Estudié en el colegio Don Luis Lamadrid y posteriormente en el Instituto Carlos Cano hasta finalizar la enseñanza secundaria.

Decidí emigrar porque mi situación era desesperante: me quedé embarazada a los 19 años. Tuve una niña preciosa pero mi pareja (Noel Pérez Herrera, también de Los Barrios) y yo vivíamos separados por circunstancias económicas. Yo trabajaba en el Carrefour tan solo unas hora y mi pareja en la construcción.

Cuando llegó el bajón de la construcción y a Noel se le terminó el paro, ya no podíamos seguir así. En el 2013 le ofrecieron a mi pareja trabajar en Suiza y emigró desesperado en busca de trabajo sin idiomas, sin casi dinero y con la ayuda de una pareja que le ofreció alojamiento (gracias a ellos tomó la decisión de viajar a Suiza). Aquello fue en abril de 2013 y estuvo más de tres meses buscando trabajo por todo el país en la construcción, que era el único oficio que él sabía hacer.

Sin éxito alguno, quiso tirar la toalla, pero por suerte o por destino, envió un currículum en un hotel y lo llamaron para hacer una prueba de portero. Sin idea de idiomas y solo con algunas palabras en alemán (que estaba aprendiendo) lo aceptaron para trabajar.

13874557_706754129465821_1776181127_nDespués de vivir seis meses sin nosotras, yo me armé de valor y decidí probar suerte en Suiza. Me fui en diciembre, sin mi hija, y la dejé con mis padres porque no podía llevármela sin tener una casa propia, ya que Noel vivía en una habitación de 15 metros cuadrados con una cama, una nevera pequeña, un fogón, una TV, y los baños y la ducha eran comunitarios.

Vivimos en aquellas condiciones durante otros cinco meses más mientras buscábamos casa, porque en Suiza no es nada fácil encontrar un alquiler. Por fin dimos con una casa y tuvimos que comprar muebles y ponerla en condiciones para vivir ya en familia.

Después de un mes, fuimos a recoger a nuestra hija. Imagina seis meses sin ver a tu hija de 4 años y medio… Fueron unos meses durísimos, no se lo deseo ni a mi peor enemigo.

Durante todo ese tiempo estuve cuidando a unos niños, que eran los hijos de una compañera de mi pareja. Posteriormente, un hotel muy pequeño, en donde trabaja una antigua compañera de Noel, me ofreció trabajar como camarera de pisos.

En estos momentos, mi pareja trabajaba en uno de los mejores hoteles de Suiza, el Hotel Victoria-Jungfrau de 5 estrellas y yo en otro hotel de 4 estrellas, el Metropole. Vivimos en un cantón de Berna en un pueblo muy famoso y turístico, que se llama Interlaken.

13933227_706754076132493_843716182_nLo mejor de vivir en Suiza es que nos ayudó a superar una época muy dura en nuestras vidas y lo peor el idioma, porque sin conocerlo no te puedes adaptar. También nos ha costado adaptarnos al clima y al carácter de sus ciudadanos.

De Los Barrios echo todo de menos pero lo que más la familia. Me gustaría que mi hija tuviera una infancia tan feliz como la que yo tuve en la Villa rodeada de mi familia (primos, tíos, abuelos), esas quedadas de ir a la playa o al campo… También las echo de menos.

Además, también echo muchísimo de menos la comida, así como la alegría de la gente, que aunque no todos estén económicamente bien desprenden muchísima felicidad.

Algún día me gustaría volver. Siempre lo tengo en mente. Y espero que ese día no llegue muy tarde porque amo mi tierra y me vine aquí únicamente por necesidad y no por probar una experiencia.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. El Templete y Acento Edita rozan en agosto sus mejores números históricos – El Templete

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.